Tu carrito de compra

Carrito

Síguenos en Facebook e Instagram

Entrevista a Juan Antonio Marín Rios II

TLGO! quiso que su primera entrevista se llevara a cabo con un auténtico personaje de la amplia familia penitenciaria, por lo que contamos para ese número cero en que iniciamos nuestra andadura con Don Juan Antonio Marín Ríos, sabedores de que su trayectoria iba a salir a la luz a través de la publicación de un libro en el que se recogen todos los avatares de su larga carrera profesional. Una vida profesional, dilatada e intensa, merecedora de darla a conocer a los lectores, con numerosas anécdotas basadas en su interesante carrera profesional.

Pues bien, ese libro ha sido ya publicado bajo el título «PARA TI, Mi VIDA. Vivencias y anécdotas de un penitenciario» y desde aquí, como en su día prometimos, hacemos eco de su presentación.

Juan Antonio Marín Ríos

Funcionario de Instituciones Penitenciarias desde 1.973 en que inició su carrera penitenciaria como Auxiliar, lo que años después pasaría a denominarse «Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias», tras superar la oposición del Cuerpo Especial, ejerció primero como Jefe de Servicios y posteriormente como Director de los Centros Penitenciarios de Nanclares de la Oca, Segovia, Madrid II (Alcalá-Meco), Málaga y Jaén, su tierra, donde finalizaría su larga carrera penitenciaria.

En el año 1986 dejaría los Centros Penitenciarios para asumir distintas funciones de responsabilidad en la Dirección General de II.PP., primero, y Secretaría General de II.PP., después, desempeñando durante los veinticinco años que permaneció en el Centro Directivo los puestos de Inspector de Servicios, Jefe de los Servicios de Régimen, Jefe de Área de Régimen, Coordinador de Programas de Seguridad y Gestión Penitenciaria y, finalmente, Director de Seguridad Interior y Gestión Penitenciaria.

Durante dicha etapa, ha participado en el desarrollo tecnológico y de modernización del sistema penitenciario español, con el diseño, elaboración y ejecución de programas de gestión en el área de régimen y seguridad, entre los que cabe destacar: El Sistema de Identificación Automatizada (SIA), el Sistema de Telefonía Automático, la Creación del Fichero de Internos de Especial Seguimiento (FIES), el Programa de Dispersión, y la creación, diseño, desarrollo e implantación de los Grupos de Control y Seguimiento (GCS), entre otros muchos. Su contribución al desarrollo tecnológico y de modernización de las prisiones españolas, fue reconocida por el Gobierno, a través del Secretario General de Instituciones Penitenciarias, en declaraciones recogidas por Europa Press el día 11 de Diciembre de 2012.

Asimismo, ha desempeñado diferentes actividades docentes como profesor de la Escuela de Estudios Penitenciarios, actualmente Área de Formación de Personal e impartido cursos de formación para profesionales penitenciarios en Europa (Rumanía y Polonia) y América (Colombia). Su participación activa y decidida en sus 40 años de servicio ha sido merecedora de diversas condecoraciones tales como las Medallas de Oro y de Plata al Mérito Penitenciario, la Cruz con distintivo blanco de la Orden al Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil y la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco, entre otras.

Su libro:

<<PARA TI, MI VIDA>>

Vivencias y anécdotas de un penitenciario

Juan Antonio Marín Ríos -Autor

Editorial: Círculo rojo

Año:2020

Como os anuncié en la entrevista publicada en el número cero de la Revista TLGO en el mes de agosto, finalmente el pasado día 26 de noviembre, fue editado mi primer libro, con el título: «PARA TI, MI VIDA». vivencias y anécdotas de un penitenciario. Editorial Círculo Rojo.

A través de este libro he tratado de revivir mis experiencias profesionales, a la vez que hago un retrato somero de la evolución histórica del sistema penitenciario español, a partir del año1973.

Con este libro cumplo la promesa que le hice a mi hija Leticia y, también, para que los lectores puedan comparar esta fuente de información real de otras de «ficción» sobre el mundo de las prisiones.

Desde la serenidad, sosiego y paz, que da la perspectiva de un jubilado, he querido contar mis vivencias profesionales, apasionantes al menos para mí, acompañado de anécdotas que en algún momento pueden provocar la sonrisa del lector.

He destacado algunos programas que fueros determinantes para la seguridad, adecuado control y organización interior de los Centros Penitenciarios: Dispersión de internos terroristas, Identificación biométrica a través de la huella dactilar, Internos de Especial Seguimiento (FIES), etc. Programas decisivos para la transformación positiva, modernización y estabilidad de la Administración Penitenciaria. La obligada reserva, sobre estos temas, me ha impedido profundizar más sobre los mismos.

Asimismo, con este libro, quiero reivindicar el trabajo de los Funcionarios de Instituciones Penitenciarias en general, y en particular, los de mi generación e inmediatamente posteriores, que tuvimos que luchar y trabajar muy duro hasta lograr unas Instituciones Penitenciarias modernas, humanas, reinsertadoras y dignas como lo son las actuales, donde se cumplen los efectos punitivos de las penas, al mismo tiempo que se procura reinsertar a sus cumplidores.

Algunos hechos narrados en este libro en cuanto a algunas de las prácticas que se utilizaban para corregir las «conductas impropias» de los internos, he procurado restarles crueldad y tratarlos de la forma más suave posible. Si los hechos descritos eran dantescos no lo eran menos las «sanciones correctoras» que se aplicaban.

También se recoge el secuestro ocurrido en algún Centro Penitenciario, cuyo relato, les puedo asegurar, que no dejará a nadie indiferente.

Otro de los temas que por primera vez verá la luz es cómo se fraguó el Plan de Dispersión de los internos terroristas, especialmente de ETA: ¿Por quién?, ¿por qué? ¿para qué?, riesgos, etc. Muchos son los que han hablado y opinado sobre este programa de control y gestión de internos por delitos de terrorismo. Lo que se narra en este libro, es totalmente cierto, siendo testigo tanto de su diseño y elaboración como de su implantación. Les puedo asegurar que el Plan de Dispersión fue decisivo. Contribuyó y atacó, tanto a los pilares básicos de la organización terrorista, como a la desestructuración de la misma. Debilitando el entramado estructural de la organización, y apoyos externos que permitían la comunicación y coordinación de todas las consignas que emanaban de la cúpula de la banda, entre el colectivo de presos por delitos de terrorismo, en el interior de los Centros Penitenciarios.

En definitiva, les aseguro que es un libro que narra las experiencias vividas por este penitenciario, que durante 40 años ha trabajado y compartido con compañeros e internos, experiencias y, porque no decirlo, estos últimos me han demostrado que los seres humanos pueden cambiar por muchas acciones ilícitas que hayan cometido.

El trabajo, la entrega, la dedicación y el celo desempeñado por un colectivo de Funcionarios, formado por hombres y mujeres, con la ayuda de nuevas leyes de carácter más humanitario, como la Constitución Española, Ley Orgánica General Penitenciaria y otras. Así como el trabajo de los distintos colectivos de voluntariado y la contribución decidida de muchos de los internos en sus procesos de cambio, han conseguido una transformación positiva, humana y de derechos, reconocidos actualmente en nuestro Sistema Penitenciario Español.

Las modernas infraestructuras penitenciarias, formación de sus profesionales, métodos de trabajo, unidades técnicas especializadas y programas de tratamiento, hacen que nuestro sistema penitenciario sea de los más modernos, dignos y humanos para el cumplimiento de las penas y la recuperación de los condenados.

Como consecuencia de lo anterior, debo decir que las prisiones son centros de represión. Por muy bien que estén acondicionados y considerados, no dejan de ser lugares que impiden el desarrollo humano en libertad, para todos aquellos que, en algún momento de su vida, transgredieron las normas legales que la sociedad ha establecido para el desarrollo de una convivencia ordenada y respetada por todos sus miembros.

Finalizo con una cita de Cervantes, que expresa, mejor que yo, lo que significa la pérdida de libertad: «Porque no hay en la tierra, conforme mi parecer, contento que iguale a alcanzar la libertad perdida».