Tu carrito de compra

Carrito

Síguenos en Facebook

Centro Penitenciario «El Acebuche». Almería

Datos Generales

■ CONSTRUCCIÓN: 1986.
■ DIRECCIÓN: Ctra. Cuevas de los Úbeda, km. 2.5, C.P. 04131
■ TELÉFONO: 950 207 011.
■ TIPO DE CENTRO: Residencial Mixto.
■ CATEGORÍA: 1.1 “No Insular”.
■ Nº DE CELDAS: 478.
■ Nº DE INTERNOS: 800 aprox. de media.
■ Nº DE MÓDULOS:
– 15 Unidades Modulares.
– Enfermería.
– Unidad de Ingresos y Salidas.
– Módulo de Aislamiento.

 

El 15 de Julio de 1986, se realiza la operación de traslado de la población reclusa de la vieja cárcel provincial a la nueva prisión de «El Acebuche», calificada como de «alta seguridad» en aquella época ya que la mayoría de las prisiones del País eran viejos edificios prácticamente obsoletos.

El 20 de Octubre de 1986 el Ministro de Justicia, don Fernando Ledesma, inauguró el Centro Penitenciario de «El Acebuche», ubicado en las cercanías de «Cuevas de los Úbedas», a unos doce kilómetros de los límites de la capital de Almería, siendo entonces su Director Don Juan Manuel Ruiz García, puesto que
ocupó durante casi diecisiete años.

El nuevo Centro de «El Acebuche» contaba con 10 unidades modulares: pequeñas prisiones con 50 celdas cada una y el equipamiento básico de una pequeña prisión: comedor, escuela, sala de estar y televisión, duchas, patio de paseo y deportes, etc. A ello se añadía un Departamento de Mujeres, Enfermería, Ingresos, Aislamiento (también llamado entonces Nocivos) y Sección Abierta. Cocina general, Lavandería, Salón de Actos y Talleres Productivos de Carpintería Metálica y de Madera. Locutorios para comunicaciones orales por cristales y salas de
comunicaciones íntimas y familiares.

Contaba con dos amplios campos de deportes al que los presos llamaban «El Pedregal», donde era casi imposible jugar al fútbol por las abundantes piedras que salían por más que se quitaran las anteriores. También se construyó en el exterior una colonia de pabellones con unas cincuenta casas destinadas a viviendas de los funcionarios y sus familias.

Los nuevos módulos de «El Acebuche» fueron abriéndose poco a poco, a medida que se iban incorporando nuevos funcionarios y también presos procedentes de otras prisiones, fundamentalmente de Málaga, Granada y Jaén. De los iniciales escasos 400 internos, se llegó a pasar a los más de 1.200 en pocos años.

En las fechas de su inauguración, el Centro Penitenciario «El Acebuche» estaba considerado como una de las prisiones de alta seguridad.

Precisamente en esos primeros años, fueron destinados a la cárcel almeriense un elevado número de presos clasificados de máxima peligrosidad procedentes de Málaga, Sevilla y el Puerto de Santa María y empezaron también a ocupar sus celdas los primeros presos de ETA destinados a Almería, los de la organización terrorista GRAPO y otros pertenecientes a grupos organizados de delincuencia internacional.

 

En Mayo de 1988 se produjo el incidente más grave registrado hasta el momento. Diez reclusos de máxima peligrosidad mantuvieron retenidos durante 14 horas a once trabajadores tras un intento de fuga frustrado.

Se desplazaron hasta Almería en dos helicópteros los Grupos de Intervención Inmediata de la Guardia Civil, aunque no llegaron a intervenir y la situación pudo ser solucionada mediante el diálogo con el Director y posterior traslado de los presos amotinados.

Tras varias fugas rocambolescas producidas en los años 90, al viejo estilo de serramiento de barrotes y escalada de muros con anudamiento de sábanas trenzadas, y también otras frustradas por los servicios de vigilancia interior, se comenzó a considerar al Centro de «El Acebuche» como una prisión en declive y próxima a la obsolescencia.

Los internos de mayor conflictividad fueron trasladados a los nuevos Centros-Tipo inaugurados a partir de 1995 en todo el País sustituyendo a los antiguos centros provinciales ya obsoletos. Estos Centros-Tipo reunían las condiciones de seguridad necesarias, junto con las también necesarias condiciones de mejor habitabilidad e instalaciones para internos y trabajadores.

Así, tras considerarse en sus inicios «El Acebuche» un Centro Penitenciario moderno y pionero en el País, con el paso del tiempo y la renovación a nivel nacional del parque inmobiliario penitenciario, llegó a convertirse en la prisión de nueva construcción más antigua de Andalucía, por lo que se hizo necesario durante años un gran esfuerzo renovador y de mantenimiento continuo de sus instalaciones.

Desde el año 2011, se ha procedido a la ejecución de una reforma integral del Centro Penitenciario, proyectada ya con anterioridad a la vista de las necesidades renovadoras detectadas, con un presupuesto de ejecución de 14 millones de euros.

De esta manera se genera la construcción de cuatro nuevos módulos, con sus instalaciones complementarias: comedores, salas de estar, patios de deportes, gimnasio, talleres, aulas de formación, celdas dobles con integración de ducha y demás elementos estructurales acordes a la nueva realidad penitenciaria. Los módulos tienen tres plantas de altura, con una superficie construida de 9.000 metros cuadrados.

Estos nuevos módulos redimensionados suponen una dotación de 152 celdas nuevas, distribuidas en 4 módulos, dos de ellos con 42 celdas cada uno y otros dos con 34 celdas, lo que permite una mayor versatilidad para la incorporación en ellos de grupos
muy específicos de internos y facilitar así una mejor intervención que, en ocasiones, no permitían las anteriores distribuciones modulares.

También se ha tenido en cuenta la adecuación de los servicios generales existentes para dar servicio a la población reclusa en el Centro.

 

Así, se han acometido reformas integrales y ampliaciones en el equipamiento de:

» Cocina.
» Lavandería.
» Almacén General.
» Nuevo aljibe de suministro de agua.
» Enfermería.
» Zona de Comunicaciones con un nuevo edificio
destinado a la comunicación del interno con
visitas y familiares.
» Control de Accesos.
» Sofisticados controles de seguridad perimetral y
control de cámaras de videovigilancia.

EL ACEBUCHE EN LA ACTUALIDAD

Al día de hoy, la población reclusa en el Centro Penitenciario de «El Acebuche» ha descendido hasta mantener una constante de alrededor de 800 internos, 60 de ellos mujeres y 250 extranjeros (un 30% sobre el total), con una media de 80% de penados y 18% de preventivos pendientes de enjuiciamiento penal. La tasa de reincidencia es inferior a la media nacional y se sitúa alrededor del 35%.

El número de puestos de trabajo (personal funcionario, laboral y contratado) oscila entre los 370 en todas las áreas:

 

» Vigilancia y control interior.
» Personal administrativo.
» Equipo Directivo con Director y 5 Subdirectores.
» Jefes de Servicios y Coordinadores de servicio interior.
» Psicólogos.
» Juristas.
» Educadores.
» Trabajadores sociales.
» Monitores deportivos y ocupacionales.
» Maestros de talleres productivos.
» Monitores de formación.
» Profesores de educación de adultos.
» Médicos, Enfermeros y Auxiliares de clínica.
» Personal de mantenimiento, etc.

 

A ello hay que añadir alrededor de 100 voluntarios y colaboradores en actividades tratamentales, y también miembros de la Guardia Civil que se encargan de la seguridad perimetral exterior con la colaboración de personal de Empresas de Seguridad.

Desde los iniciales y voluntariosos comienzos de los Programas de Animación Sociocultural de finales de los años 80 y 90, impulsados por los propios funcionarios de vigilancia, a lo largo de los años se ha consolidado una completa programación de actividades de carácter lúdico, formativo, ocupacional, deportivo, educacional  y de intervención en distintas áreas.

Hoy participan en todas ellas la mayoría de los internos, en función de las necesidades y carencias detectadas por el personal de Tratamiento en los programas individualizados de cada uno de ellos, variables y elementos en los que se hace necesario intervenir para facilitar una progresiva reinserción social y reincorporación de cada interno a la sociedad libre en condiciones apropiadas de convivencia.

Entre los distintos programas de intervención que se han consolidado a lo largo de estos últimos años destacan:

– Intervención en Violencia de Género
– Agresores Sexuales
– Jóvenes
– Discapacitados físicos y sensoriales
– Enfermos Mentales
– Resolución Dialogada de Conflictos y Mediación
– Preparación de Permisos de Salida
– Programa de Prevención de Suicidios
– Programas de Igualdad de género
– Implantación de Módulos Convivenciales de Respeto.
– Unidad Terapéutica de intervención en
drogodependencias (UTE)
– Módulo Educativo
– Programa de prevención de introducción y tráfico
de sustancias tóxicas.
– Talleres de Seguridad Vial (TASEVAL) para condenados a penas de trabajo en beneficio de la comunidad en el Servicio de Gestión de Penas y Medidas Alternativas.
– Actividades educativas de enseñanza reglada en ciclos normativos a través del profesorado del Centro de Educación Permanente de Adultos, y también Universitaria a través de convenio con la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y otras Universidades.
– Actividades deportivas, ocupacionales y culturales.
– Programa «Reincorpora» en colaboración con LA CAIXA, que combina formación, servicio solidario e inserción laboral.

Cursos de Formación profesional y orientación laboral, junto con actividades productivas remuneradas de fabricación, manipulación y distribución de distintos productos hacia el mercado exterior, y también actividades laborales en el propio Centro, donde los internos desarrollan un trabajo productivo remunerado en talleres de servicios, cocina, panadería, lavandería, economato, mantenimiento, limpieza, etc. Todas estas actividades están a cargo del personal de la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo, organismo dependiente de Instituciones Penitenciarias.